3 de noviembre de 2014

¿Rivalidad o beneficiarme de entrenar con mi rival?


La rivalidad y la competitividad existen y seguirán existiendo siempre que hablemos de deporte de competición, da igual que estemos en un club, en un centro de tecnificación o de alto rendimiento o selección. Muchas veces tenemos a nuestro mayor rival en casa, en nuestro propio lugar de entrenamiento, y esto en ocasiones es difícil de llevar. 

A veces nos gustaría que nuestro rival estuviera en otra ciudad, así no tendríamos que verle todos los días, ver como entrena, ver como me gana en cada entreno, incluso a veces voy a clase con él o tenemos el mismo entorno de amigos, incluso en alguna ocasión se da que se trata de nuestros mejores amigos, es normal pasamos mucho tiempo en el mismo lugar juntos! 


En estas situaciones aunque sea difícil hay que separar muy bien que pasa en el terreno deportivo y fuera de él. A veces esta rivalidad se lleva fuera del deporte y esto siempre es un error. Tu rival no tiene porque ser tu mejor amigo pero tampoco tu enemigo fuera del agua, no hay que trasladar los problemas en el deporte a fuera de él, esto lo único que hace es traernos problemas, que nos desgastemos y centremos la atención en el objetivo incorrecto. 

El objetivo no es ” que no me gane” y no me hablo con él, o le molesto, o le critico, esto es “jugar sucio”, sino ¿ Que voy hacer yo que dependa de mi para ganar o mejorar?. Intenta “darle la vuelta a la tortilla” y piensa, ¿ que gano yo teniendo a mi rival en mi piscina todos los días? ¿ en qué cosas te beneficia? ¿ en qué cosas te hace más fuerte? Ten e cuenta que cuando salgas a competir, no lo harás solo contra esa persona sino contra muchiiiiiísimas más. 

Y si no tienes un puesto de titular o te lo juegas con un compañero, igual, no pienses que ese jugador o nadador le cae mejor al entrenador sino ¿ que puedes hacer tu para ser titular u ocupar ese lugar? 

Por lo tanto, “intenta centrar la atención en ti”, en superarte cada día, en compararte contigo mismo y ver cómo vas avanzando no en cómo avanza tu rival. Si tu rival mejora te lleva a que mejores tú también, os lleva a crecer ambos, así que tiene más ventajas que ambos os unáis entrenando para crecer y pensar que si quiero ganar/ mejorar me lleva a ser más competitivo conmigo mismo, a centrar la atención en mí y aprovechar la oportunidad de estar con los mejores para aprender y tener retos cada día. 

Aprovecha la oportunidad de estar con los mejores, crece y se competitivo dentro del agua. La competición se gana dentro no fuera del agua. En un equipo todos son fundamentales, todos tienen su papel, los que son internacionales, nacionales o territoriales, o “del barrio o de su casa”…da igual. Piensa que sin ellos quizás no hubieses crecido tanto. 

Todos y cada uno de tus compañeros hacen que crezcas.


Sandra Tabasco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar en ente Blog.