20 de enero de 2014

¿QUÉ TIPO DE ENTRENADOR ERES?

Son múltiples las etapas en las que un profesional dedicado a la enseñanza del deporte tiene que sobrepasar. Partiendo desde unos conocimientos muy teóricos pero con poca base en la experiencia es como nos aventuramos a un mundo que se concibe como más organizado y sin tanta problemática. Las aulas de formación de entrenadores no te enseñan a organizar a 80 nadadores en dos calles de 25 metros durante tres días a la semana. Ese primer encuentro con la realidad exterior nos regala nuestro primer carácter poniendo de manifiesto nuestras habilidades y estrategias para enseñar qué actitud es la más correcta a la hora de tomar decisiones. Pocas veces tomamos consciencia si estamos tomando estrategias adecuadas en nuestro estilo de enseñanza y qué métodos son los adecuados para imponer disciplina y respeto por el deporte. Estamos tan sumergidos en los componentes del entrenamiento que olvidamos el tener conciencia de todo el proceso de comunicación que se está dando y que está vigente. Nuestro éxito como entrenador depende de nuestra capacidad para comunicar efectivamente diferentes situaciones. 

Cada uno de nosotros dependiendo del contexto laboral donde nos encontremos, podemos dejarnos influenciar por un entorno donde nuestro carácter se transforme a un estilo más autoritario, sumiso o cooperador. No es lo mismo entrenar a un grupo de nadadores de élite que a un grupo en formación. No es lo mismo entrenar a un grupo en formación con medios materiales y recursos humanos que un grupo con limitaciones. Por lo tanto el contexto es fundamental. Lo más importante de todo es mantener nuestra esencia aunque tengamos que transformar algunas cosas de nuestro lenguaje tanto verbal como no verbal. Aquí podría abrirse un amplio debate con miles de matices. Algunos pensarán que el entorno te condiciona, otros que te cambia, otros se sentirán demasiado seguros como para dejarse influenciar por un entorno. 


ESTILO AUTORITARIO. 

-El estilo AUTORITARIO ha sido un estilo muy utilizado en el pasado donde la enseñanza era muy analítica y organizada. Este estilo es muy propio de una enseñanza militar, donde el deportista solamente se limita a cumplir órdenes. La motivación más bien aquí funciona por el propio temor de los deportistas hacia el entrenador. Los entrenadores con este carácter no deja compartir impresiones a los deportistas, así puede evitar explicar como entrenar. Los jóvenes no suelen tolerar este estilo, ya que interrumpe un proceso fundamental para el desarrollo de las cualidades físicas y motoras, el descubrimiento guiado, la libre exploración y el juego como manifestación y expresión corporal. 

-“El estilo autoritario es eficaz si vencer es el objetivo primario, y siempre que su naturaleza autoritaria no ahogue la motivación de los atletas” (Rainer Martens et col.) 

-Si su objetivo es ayudar a la gente joven a crecer física, psicológica y socialmente sin que sean una verdadera marioneta, entonces el estilo autoritario no encaja con usted. 


ESTILO SUMISO. 

-Este estilo tiene dos ramas. Por una parte el entrenador sumiso pasota, el come-tiempo. Por otra parte el entrenador sumiso que es incapaz de tomar y prevenir una situación, tomando la decisión cuando es demasiado tarde. No da apenas instrucciones ejerciendo por tanto escasa influencia en los deportistas. También puede darse el caso en la que nos encontramos con un techo o limitación en nuestra progresión. Por mucho que lo intentemos no podemos ampliar nuestros medios materiales, el club necesita dinero y encima así tendremos que incrementar el volumen de nadadores con la problemática del espacio,etc..La motivación a veces se escapa por la puerta de atrás y sin avisar, y si no estamos pendiente de mantenerla caeremos en el fenómeno del “Burnt-out” (estar quemado, bloqueado, sin fuerzas, todo me sienta mal…y me cuesta mucho trabajo hacer las cosas). 


ESTILO COOPERADOR. 

-La interacción es su principal herramienta. Siempre está atento de los efectos fisiológicos que pueden producirse en las sesiones de entrenamientos y competiciones. Ayuda a educar a los deportistas para que acepten sus propias limitaciones. Algunas personas suelen pensar que este tipo de entrenadores son como amiguetes de los jóvenes, que dan explicaciones sobre su trabajo y que rompen la barrera de la confianza. Son muchas las horas de la semana y del año que se comparten a pie de piscina, y es muy extraño que exista un mal ambiente de trabajo en el grupo. Los vínculos sociales suelen ser fuertes y en buena cohesión. Todo es más llevadero si los mensajes son de confianza y motivación apartando los tantos “debes” y “tienes” que anulan al deportista y que desarrollan su capacidad de buscar aprobación sin que lleguen a disfrutar de lo que están haciendo. 

A diferencia del estilo autoritario, el protagonista del proceso de enseñanza-aprendizaje es el propio deportista. El deportista participa en decisiones importantes en la dinámica de los entrenamientos, ofrece sus sugerencias, manifiesta sus inquietudes, sus motivaciones, etc. 

 OTROS ROLES 

“PACO EL PERFECTO”: No consigue el respeto de sus deportistas porque su lenguaje tanto verbal como no verbal es agresivo y poco respetuoso. Los mensajes son difíciles de captar ya que tienen un alto contenido negativo que paraliza la actitud. “El respeto no se exige, debe ganarse”. 

JUEZ: En lugar de evaluar para formar, forma para evaluar. Cuando el deportista comete un error, los reproches son altos en lugar de dar la información adecuada para corregir el error. Este tipo de entrenador también suele aplaudir los aciertos, el problema es que no sabe cómo instruir para volver alcanzar niveles avanzados de habilidad. 

VOLUBLE: Poco coherente con lo que dice respecto a lo que hace. Hoy es una cosa, mañana es otra. Intenta dar ejemplo a sus deportistas, pero estos no pueden imitar una conducta positiva porque la credibilidad y la referencia no es la más adecuada. 

CHARLATÁN. Es como una locutora sin descanso…no deja hablar a nadie porque lleva el peso siempre de la comunicación. 

LA MOMIA: No muestra emoción, no sonríe, ni da una palmadita a la espalda. Lo bueno es que no transmite un mal gesto. No hay modo de adivinar lo que piensa. 

SABELOTODO: Utiliza un lenguaje muy técnico y alto como para que los deportistas comprendan. También es una estrategia que se toma cuando se quiere explicar algo que no se sabe y se quiere dar una buena impresión para salir del paso. 

¿QUÉ CLASE DE ENTRENADOR ES USTED? 
( TEST RAINER MARTENS) 

-Evalúese como entrenador, anotando la respuesta que mejor le describe. 




10 puntos: ¡Alerta¡ Usted arriesga la salud de sus muchachos. Sírvase reconsiderar su deseo de entrenar o volver a leer libros de psicología del deporte para mejorar su puntuación. Si optara por continuar entrenando. 

11 – 14 Puntos: Está usted en el buen camino, pero puede mejorarlo definitivamente aprendiendo más. 

15 – 18 Puntos: Está usted en camino de ser un entrenador con éxito, pero todavía puede aprender bastante. Determine dónde hace falta mejorar. 

19 – 21 Puntos: Es usted el tipo que los chicos necesitan. ¡ Nunca abandone el entrenamiento ¡ Pero no perderá nada prosiguiendo la lectura de nuevas fuentes de formación, para comprobar que no haya cometido errores. 

Autor: Ismael García Campanario.
Doctor en Medicina. Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte. Entrenador Superior de Natación. Profesor Asociado Escuela Medicina del Deporte Universidad de Cádiz

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar en ente Blog.